Sinergia cerebral

A pesar de las reticencias de la plataforma en defensa del individuo, iba a tener lugar el experimento. Desde que se conoció había planteado una gran polémica porque la intimidad e inviolabilidad del pensamiento hasta ahora era una de las pocas cosas que se consideraba irrenunciable en aquella sociedad.

Pero aquellos científicos, dado la difícil situación a la que se estaba enfrentando la humanidad habían decidido arriesgar esos valores individuales en favor del grupo.
Fueron sometidos a entrenamiento de respeto a intimidad o a otros de reducción de envidias. Todos habían rechazado el uso de drogas, ya que aunque podían asegurar estos mismos fines, suponían una merma en la capacidad del grupo y no eran momentos para prescindir de nada ni nadie.
De la cúpula de aquella gran sala colgaba una especie de cordón umbilical que conectaba el cerebro de todos ellos como un racimo de uvas. Había llegado el momento.
Lo que sucedió a continuación fue sorprendente, porque una vez sus pensamientos comenzaron a intercambiarse, zonas del cerebro no usadas (se suponía que sólo el 15% del cerebro estaba activo) empezaron a mostrar actividad.
Cada cerebro reservó una zona para almacenar pensamientos íntimos o personales pero el resto fue sucesivamente poniéndose en común en lo que llegaba a ser un ritmo frenético de ideas, algunos lo definieron como algo místico, como una situación de éxtasis nunca vivida.
A pesar del riesgo que supuso en algunos momentos para las vidas de aquella gente esa actividad mental desbocada, el resultado mereció la pena.

La importancia de lo inmaterial

Al salir de casa repasó mentalmente todas las cosas que necesitaba llevar consigo: llaves de casa, monedero, móvil, guantes, bufanda y el bolso con cosas que aunque no necesites no te molestas en dejar e incluso algunas que no sabes que llevas.

Fue en el bar, al ir a pagar unas cervezas cuando de pronto esa sensación de arropamiento mental que generan esas pocas pertenencias desaparece. ¿Dónde estaba el bolso? Le sigue el desconcierto, la idea del robo, la desnudez de lo material.
Los contactos en el teléfono robado imposibilitan cualquier comunicación remota, sin dinero la distancia a casa o a lo conocido cobra un sentido real, incluso sin identificación dudas por un momento quien eres.

Al cambiar de manos todos esos pequeños símbolos materiales que piensas representan de algún modo tu vida se volatilizan y en manos del ladrón quedan sólo unos pocos euros, que seguramente malgastará.

De repente eres consciente que guardabas contigo y no en el bolso todo lo que necesitas.

El presagio

Aquella tarde sentada en el banco del bosquecillo
escuchaba a los pájaros entre un alboroto poco habitual.
En su cabeza, sus pensamientos daban vueltas entre presagios ...
porque dicen que los animales pueden presentir cuando algo va a pasar.
Hasta su respiración parecía estar algo agitada ....

Al día siguiente se declaró un incendio en su corazón.

Defectos de construcción capitalista

- Vaya!, se comenta por ahí que ya han caído varios bancos.
- Sí, y eso que decían que contaban con estructuras sólidas.
- ¿Y que pasó?
- Cosas de la ingeniería financiera.
- ¿Y hay responsables?
- Sí claro.
- ¿Y está penado?
- Eso no, parece que en las leyes había una errata y en vez de penado pusieron premiado, así que a los responsables los despidieron con millones de dólares.
- Habrá que buscar entonces al bestia que cometió la errata, ;)
....

- ¿Y ahora quién lo paga?
- Tranquilo, el Estado se encarga, nos hace a los ciudadanos una hipoteca en cómodos plazos.

Un tal Stanley O'Neal dejó hace un año Merrill Lynch ahíta de subprimes, embolsándose 117 millones de euros como gratificación. Su sucesor en este barco, tocado y hundido, fue John Tain, que con nueve milloncetes se puso a flote por dirigir unos meses la firma que envió al fondo abisal al Bank of America.

http://www.elpais.com/articulo/Comunidad/Valenciana/Activos/toxicos/elpepiespval/20081008elpval_23/Tes

Otros ejemplos indemnizadores:

De la mano del genio

Aquella mañana de domingo, se había levantado temprano, dispuesto a presenciar la creación de una obra maestra.
Que era una obra maestra no cabía ninguna duda si consideramos que se trataba de la mejor pintura de aquel genio del siglo XVIII, la novedad era poder ver como aquella obra se llevaba a cabo.
Habían sido años de duro trabajo, de llamar a puertas y recibir incomprensión hasta que conoció a aquel hombre, un mecenas más propio de una época pasada.
Con la ayuda de espectrómetro y la última tecnología de computación había conseguido reproducir la secuencia que se había seguido para pintar el cuadro, las texturas, los colores, el detalle de cada pincelada.
No llegaría a meterse en la piel del creador pero al menos estaría entre el lienzo y el pincel.
A partir de ahí, las posibilidades que se abrían ante sus ojos eran extraordinarias.

El rito

Araña, que a la puerta del ombligo te encuentro,
trazando círculos en un ritmo sutil e hipnótico
y convocando fuerzas telúricas en tu rito.
Tejiendo telas de siete hilos,
donde al pasar, van a parar las moscas
que un día creyeron manejar su destino.
Confusas y asustadas
sus zumbidos se funden,
se entregan al abismo.

Historias en la memoria

Aquel viejo de barba blanca y abrigo raído había pasado aquella calurosa noche del 15 de julio por aquel pueblo, uno de tantos que se extienden por la geografía de aquel país. Nadie sabía de donde venía ni a nadie pareció interesarle.
A toque de cornetín convocó a la gente en la plaza y allí acudieron para escuchar sus historias más por costumbre y curiosidad que por verdadero interés.
Podría decirse que sus palabras cayeron entre la gente igual que las de otros muchos que pasaban por allí cada verano, así pues no demostraron especial entusiasmo.

Aquella gente, de vida dura y laboriosa, solía ocupar sus pensamientos en meras cuestiones cotidianas siendo rara la vez que se entregaban a reflexiones más profundas.

Pasados dos días la gente empezó a comentar sus impresiones sobre las historias que les había contado.
Por algún extraño proceso mental la historia quedó impregnada en el subconsciente de aquella gente. Poco a poco se iban borrando de sus memorias las palabras superfluas de aquel relato y cuando ya solo quedaban las significativas se iban arraigando y haciendo más presentes. Como pinceladas de un cuadro impresionista, que unidas por el ojo van cobrando sentido, las palabras iban formando pensamientos trascendentes y comenzaban a desarrollarse como si de seres vivos se tratara.
Nadie podía imaginar que esas historias hubieran sido contadas allí por primera vez y que jamás volverían a repetirse y aún menos previsible era que tuvieran ese efecto que estaba alterando la vida de la gente de aquel tranquilo lugar.
Algunos dijeron de buscar a aquel extraño contador de historias pero su búsqueda fue inútil.
Es improbable que ustedes se crucen con aquel hombre y más aún que escuchen las historias tal como fueron contadas aquella noche pero quizás algún día oigan hablar de las ideas que a partir de aquel momento empezaron a crecer en las cabezas de aquellos hombres.

La hoja que rie


- ¡Señor, señor! ¿nos compra una hoja?, solo cuesta 5 centimos, es para los niños de Africa.

Pasé de largo , pero un acto reflejo hizo que metiera la mano en el bolsillo del pantalón.
Esa niña me recordó algo. Parecía muy locuaz y despierta y llebava el pelo largo y revuelto.
Gire la cabeza y rapidamente se arrancó con los patines aventajando al niño que trataba de llegar antes que ella.

Me tendió la mano ... era una hoja con una sonrisa ...

Palabras de mimo

Aquella mañana estaba colocado en un lado de la plaza, a la salida de una de las calles de mayor afluencia.
Podría decirse que se trataba de un ser metálico a no ser por la piel que la pintura dejaba entrever por debajo de las orejas.
El grupo de niños, acompañado por su profesor, que lo rodeaba estallaba en sonoras carcajadas.
Un niño rubio de unos 11 años pasaba repetidamente un billete de 50 zlotys por delante de la nariz del mimo sin que el dinero tuviera como destino el sombrero de las propinas, aunque este fiel a su actuación parecía no inmutarse.
Pasados unos minutos otro niño se decidió a realizar la misma actuación ante el éxito cosechado entre sus compañeros.
Los ojos de aquel ser metálico parecieron empañarse y la pintura era ya incapaz de disimular su furia contenida.
Así fue como el mimo rompió su silencio. De su boca, de dentadura incompleta, brotarón palabras en un idioma que no hacía falta entender para comprender su significado.
Una vez terminado se dirigió calle abajo buscando un lugar más comprensivo y allí quedó el olor de la vergüenza del comportamiento humano frente a sus semejantes.

El buen juego

Jugar plástico, tranquilo,
confiados de ganar,
fluir de uno a otro,
de repente, en profundidad,
emociones compartidas,
no hay temor a no alcanzar,
una u otra vez será,
sigue, sigue, adelante,
insistir de una y otra forma,
un discurrir elegante,
sin parar hasta el final,
jugando así sí,
con la cabeza alta,
sin euforias vanas,
disfrutanto del camino,
la gloria espera al final.

Pasarela sobre el Ebro


Mirando hacia adelante,
y a favor de corriente,
firme y altiva,
al esfuerzo entregada,
en sus tendones
soporta con gusto,
voluntaria,
el paso entre riberas.

Como un arco,
tensado por el agua,
apuntando a un horizonte
de esperanza.

Pasarela la llaman,
ya que al paso se atraviesa,
al paso del pasajero, del paseante,
aunque alma de puente tiene.

El sobreviviente

Su discurrir por la vida había sido apacible,
querido por unos y criticado por otros
no se había diferenciado mucho del resto.
Tal es así que paso desapercibido entre los demás
ni fue una personalidad ni fue un ser mediocre.
Sin embargo, en algo coincidían los que lo trataron
ninguno conocía sus sentimientos.
Cuando murió y exhaló su último aliento
no varió ni en un gramo su peso
antes de ponerse rígido.
En aquella época, era práctica habitual en los humanos
registrar la variación de peso en la creencia de valorar el alma.
Ante tal situación, decidieron analizar su cuerpo.
Encontraron algo extraño, algo que no habían visto nunca,
y que parecía no haberse desarrollado desde su nacimiento.
No supieron dar una explicación racional pero
todos supusieron que su alma había nacido muerta.

Veritas filia temporis est

Nos sentimos satisfechos con la razón que explica un problema.
Si la razón deja de ser válida, revisamos las premisas y elaboramos otra razón.
En nuestro camino hacia la verdad nos basta con sentirnos razonables.

Busqueda incompleta

Una vez fue aire, envolvente, voluble, ligero ...
el apego a la tierra le convirtió en agua
y así fluyó sobre ella ...
pero tras refrescala, empaparla, oradarla y arrastrarla
soñando con ser lava se convirtió en piedra.

La perla

Dijo una ostra a otra ostra vecina:
“Siento un gran dolor dentro de mí. Es pesado y redondo y me lastima.”
Y la otra ostra replicó con arrogante complacencia:
“Alabados sean los cielos y el mar. Yo no siento dolor dentro de mí. Me siento bien e intacta por dentro y por fuera.”
En este momento, un cangrejo que por allí pasaba escuchó a las dos ostras, y dijo a la que estaba bien por dentro y por fuera:
“Sí, te sientes bien e intacta; mas el dolor que soporta tu vecina es una perla se inigualable belleza. ”
.
(microhistoria de Khalil Gibrán)

El drama del desencantado

El drama del desencantado que se arrojó a la calle desde el décimo piso, y a medida que caía iba viendo a través de las ventanas la intimidad de sus vecinos, las pequeñas tragedias domésticas, los amores furtivos, los breves instantes de felicidad, cuyas noticias no habían llegado nunca hasta la escalera común, de modo que en el instante de reventarse contra el pavimento de la calle había cambiado por completo su concepción del mundo, y había llegado a la conclusión de que aquella vida que abandonaba para siempre por la puerta falsa valía la pena de ser vivida.



(microhistoria de Gabriel García Márquez)

El señor Henri y su particular forma de ver el mundo

El señor Henri encontró un anillo en la acera.
Ah, dijo el señor Henri, quizá sea de oro.
El señor Henri se guardó enseguida el anillo en el bolsillo y pensó: no es de oro, es de seis mil vasos de absenta ... esa es la moneda de mi país.
Y el señor Henri sonrió. Había encontrado una valiosa rareza.
He aquí el primer anillo líquido de la historia - dijo el señor Henri.

(microhistorias de Gonçalo M. Tavares)

El músico

Era un mago del arpa. En los llanos de Colombia, no había fiesta sin él. Para que la fiesta fuera fiesta, Mesé Figueredo tenía que estar allí, con sus dedos bailanderos que alegraban los aires y alborotaban las piernas.
Una noche, en algún sendero perdido, lo asaltaron los ladrones. Iba Mesé Figueredo camino de una boda, a lomo de mula, en una mula él, en la otra el arpa, cuando unos ladrones se le echaron encima y lo molieron a golpes.
Al día siguiente, alguien lo encontró. Estaba tirado en el camino, un trapo sucio de barro y sangre, más muerto que vivo. Y entonces aquella piltrafa dijo, con un resto de voz:
-Se llevaron las mulas.
-Y se llevaron el arpa.
Y tomó aliento y se rió, echando baba y sangre se rió:
-Pero no se llevaron la música.

(microhistoria de Eduardo Galeano)

La relatividad del pensamiento

Siempre me ha resultado díficil decantarme por cosas concretas en términos absolutos.
Aunque en momentos concretos podamos situarnos en una referencia relativa y ver las cosas de un modo absoluto, pronto aparece esa visión como algo pobre o fugaz.
Me pregunto sobre la posible aplicación de la ecuación de Einstein E=mc2 sobre las personas, si acaso el pensamiento podría equipararse a la energía.
Porque si la energía no se crea ni se destruye, es fácil pensar como acaba nuestro cuerpo, nuestras percepciones, pero no tanto nuestro pensamiento.
¿Cuánta energía se puede convertir en pensamiento?
¿Acaso el pensamiento es una reacción química generada en unas condiciones muy particulares, que nos hace vivir en la ficción?
La matería y la energía es algo que percibimos como acumulable y agregable, pero ¿qué podemos hacer con el pensamiento?

Una filosofía para vivir en la Tierra

La libertad de uno termina donde empieza la de los demás, es algo que he escuchado desde siempre.
Así dicho parece algo muy sencillo.
En una sociedad donde los valores no son únicos, ¿quien debe equilibrar las fuerzas?
La lectura de “La rebelión de Atlas” me está provocando sentimientos encontrados, y si estos sentimientos se producen en un solo individuo como será al aplicarlo al conjunto de los individuos.

Ayn Rand, la autorá decía:
“El hombre es un fin en sí mismo, no el medio para los fines de otros. Debe existir por su propio esfuerzo, sin sacrificarse a otros ni sacrificar a otros para sí. La busqueda de su propio interés racional y de su propia felicidad es el más alto propósito moral de su vida”

¿Qué debe primar?
¿La realización del individuo o el bienestar de la sociedad?
¿El desarrollo de los fuertes o la obligación de ayuda a los necesitados?
¿La verdad hasta sus últimas consecuencias o el uso de la mentira por un supuesto bien común?

Superadas las 200 páginas de las más de 1000 que tiene el libro, siento la necesidad de seguir abanzando, si no para formarme una idea clara del fin del ser humano si para intentar percibir las diferentes sensibilidades que van modelando la historia.

Será porque cuando estudias nunca se llega a tratar como es debido la historia o la filosofía más actual, me llama la atención el pensamiento de esta autora calificada por algunos como el pensamiento filosófico más original del siglo XX, el Objetivismo.

La edad de oro

Antes de que los españoles triunfaran en Hollywood otros españoles universales hicieron cine-arte en un idioma distinto al de Cervantes, si bien es cierto que la palabra no era lo esencial.


Un día Salvador sugería por carta a su amigo Luis la inclusión de algunas ideas como esta imagen para su película.

Aunque quizás sea necesario después leer comentarios sobre las intenciones que Buñuel quería expresar con su película, la reflexión individual es suficiente para apreciar muchas imagenes sobre la doble moral y la apariencia.



El viejo hippie

En un lugar de Centroamérica, en la isla que hay dentro del lago vive un viejo hippie.


Llegó atraido por la supuesta energía que generan los dos volcanes que dibujan en la tierra el símbolo del infinito.



Allí, al lado del Ojo del agua, cultiva un huerto según la tradición indígena.



Tamborrada

Aquella mañaña despertó dolorido.
Al menos aquellos hombres habían sentido su interior por unos días arrastrados por la vibración producida por sus tambores.


¿Quien sube al arca de Noé?

Todos estamos de acuerdo en que hay que salvar el planeta y a quien la habita, lo que no tenemos tan claro es como hacerlo ni los incluidos en este arca de Noé.

Miércoles 10:00 A.M., Ciudad del Norte, reunión de países ricos

El objeto de esta conferencia es dar respuesta al problema del cambio climático ...
...corresponder a las inquietudes de la opinión pública ... no debemos olvidar proteger nuestros intereses económicos ... atravesamos una coyuntura de crisis económica ... si legislamos restrictivamente podemos sufrir una huida de empresas a lugares con menos restricciones ... debemos combinar la legislación con medidas proteccionistas ...

Jueves 11:00 A.M. Una cafetería cualquiera de la Ciudad del Norte

- ...se habla de aumentar el proteccionismo...
- ¿cómo?, pero, ¿nuestra política no era liberal? ...
- Claro, pero es liberal en lo que respecta a los demás.
- No se, me cuesta entenderlo.
- No te asombres esto siempre fue así, hace siglos San Ambrosio prohibió la usura entre cristianos pero la autorizó contra los bárbaros.
- De todas formas si nosotros no contaminamos y ellos contaminan más no habremos conseguido nada.
- Bueno, como todos no funcionamos bajo las mismas reglas, está asumida la existencia de paraísos fiscales en el norte y su equivalente en la versión basurero en el sur, pero claro el bienestar es un bien del norte.


¿Que hay para comer?

No se si era por mi sensación de hambre que me puse en pensar en comida.

Cuando comes fuera, de menú se entiende ... que para un presupuesto modesto la carta es para hojear y el menú para elegir, ... siempre que quede más de un plato, claro.
Algo parecido oí en alguna ocasión, sobre las parejas, aunque tengan en casa menú eso no quita para echar una ojeada a la carta.

El primer día que vas a un sitio te suele parecer bueno, incluso un descubrimiento, pero al segundo día tienes la impresión de conocer todos sus sabores.

¡Qué diferencia con la comida casera de una madre!, esa comida nunca cansa ... e incluso con la comida que yo me preparo, aunque claro, de esa sí que sé el secreto, nunca soy capaz de reproducir dos veces el mismo plato.

Y luego siempre hay conversaciones sobre el aprovechamiento de la comida para aumentar la rentabilidad del establecimiento.
Que si el primer día filete, el segundo cocido, el tercero albondigas y el cuarto canelones... vas viendo como también por la comida pasa la vida.

Por eso yo siempre pido el producto más “vivo” que tengan y a no ser que la ternera salga con animo de envestir no la mando de vuelta a los corrales.

Le vin

Tras el equinocio
desde las alturas
llegó el viento frío,
que acalla las cigarras estivales
y las verdes hojas
torna en ocres.

Y los campesinos
hijos de la tierra,
cortan con hocinos
negras perlas,
tesoros de Dionisios.

Después una joven
de doradas piernas
en airoso baile
sus pies ensangrienta
dando a luz al mundo
el esperado jugo.

Catarsis alcohólica
vuelve al niño adulto
sin perder memoria
del pasado gusto.


Tú, que sientas
comensales a tu mesa,
que eres venerado
en las tabernas
y consagrado en sangre
en las iglesias.




Al mal tiempo buena cara

La crisis económica se asomaba a la vuelta de la esquina, los bancos lo sabían muy bien, ya se estaba sintiendo en uno de sus principales negocios como los números bajaban en picado.
El número de hipotecas contratadas en el último mes había descendido un 30%, la morosidad había subido medio punto y esto se dejaría sentir también en el consumo.
Habían abierto demasiado la mano en el periodo de bonanza y ahora tenían ciertos problemas de liquidez.
¿Cómo atraer fondos para compensar este problema?, se enfrentabán un gran dilema.

Se necesitaban nuevas ideas y el director de marketing convocó a sus colaboradores.

Uno de ellos, el más joven, un completo desconocido en el departamento, bajo la sorprendida mirada de los demás, se puso en pie y en voz bien modulada dijo:

Hoy en día todos los bancos ofrecemos más o menos lo mismo, así pues debemos destacar en el como.
Debemos acercar al personal de nuestra red de oficinas a la calle, crear confianza, que la gente se crea nuestros mensajes.
Propongo que se cree un plan para someterlos a un cambio de imagen, que nuestros agentes adopten también nuestra imagen de marca. Ofreceremos este cambio, siempre bajo una clausula que les comprometa a nuestra empresa. A cambio mejoraremos su imagen, su voz, su forma de ser mediante medias estéticas, vestimenta, interpretación, etc. ¡Crearemos agentes a imagen y semejanza de nuestra empresa!


En todas partes

Tramonto punta gorda (Cuba)




Para los que se sienten atrapados,
por una u otra razón.
Para que todos podamos disfrutar de los mismos horizontes.


Paseando por el Albaicín


Caminando entre las intrincadas calles del Albaicín en un atardecer caluroso, quizás sientas como rasga el silencio una guitarra y te adentres en el terreno de lo onírico.


Donde te lleve tu sueño depende de lo que te dejes arrastrar por su embrujo ...







...el don de fluir ...

Bruce Lee decía:

“Vacía tu mente, sé amorfo, moldeable, como el agua. Si pones agua en una taza, se convierte en la taza; si pones agua en una botella, se convierte en la botella; si la pones en una tetera, se convierte en la tetera. El agua puede fluir o puede aplastar. Sé como el agua. Amigo mío, el agua que corre nunca se estanca, así es que hay que seguir fluyendo”.

pero si hablamos de fluir prefiero la visión de Jorge Drexler:

... porque bailas como quien respira con un antiguo don de fluir ...

... la palabra que adobó tu boca ...

A veces hay algunas palabras de las que percibes olor, textura, sabor, ...
eso pensaba cuando oía una canción de Sabina con letra de un poema de Neruda.

También a veces escuchas algo y le cambias las palabras, en este caso la que más me sugería.

La canción la percibía así:

Para que nada nos amarre
que no nos una nada.

Ni la palabra que adobó tu boca,
ni lo que no dijeron las palabras.

...


Podeis comprobar lo que decía:

Esa especie llamada Cazador

Los cazadores ... esa especie migratoria que puebla nuestros montes fundamentalmente en los meses de otoño e invierno.
Especie depredadora colocada en la cúspide de la piramide ecológica, que a diferencia del resto mata como diversión y no como modo de supervivencia, quizás como un modo de reafirmación personal.

No es que sea totalmente contrario a la caza, sin duda desempeña una función de equilibrio en algunos ecosistemas y es una forma de relación social, pero también es causa de desequilibrios cuando se incurre en excesos.

Me resultó curioso ver la manifestación de este fin de semana, gente de tan diversa condición sólo es posible que coincida masivamente en la caza y en el fútbol.
Este si sería un problema como para tumbar a un gobierno, es raro que no salga en las encuestas sobre los temas que más preocupan al gente en nuestro país.

Es sin duda un tema muy sensible, los cazadores no aceptan intromisiones, ellos dicen saber mejor que nadie como proteger el medio ambiente, aún sabiendo que la munición de plomo envenena las aguas de nuestros humedales, los de todos.

Y por que no hablar de los vallados ilegales en algunas partes de España, pero eso es ya otro tema ...

Eslogan electoral

(Sólo para votantes con sentido del humor)

- El PP parece que esta tomando ideas de América para la campaña electoral de este año.
- Sí, dicen que eso de “con cabeza y corazón” ya se había usado en la campaña de Guatemala.
- Pues ahora van a lanzar una idea social, porque parece que van por detrás en las encuestas.
- ¿Cúal?
- ¡Combata el hambre y la pobreza!, ¡Cómase un pobre!*
- ¿Y eso de donde lo han sacado? ¿De Guatepeor?


(*) Anónimo en un muro de Buenos Aires.

Que historias nos han contando

No puedo entender todo este rollo que se monta con la educación para la ciudadanía o mejor dicho si lo puedo entender.
De siempre se ha dicho que la historia la escribe el vencedor, aunque sabiendo eso no basta para conocer la verdadera.
Creo que en un país que se supone maduro y desarrollado se debería replantear la historia que se estudia en las escuelas si de verdad quieren destaparnos los ojos y fomentar un espíritu crítico.

Estoy leyendo un libro de Eduardo Galeano "Patas arriba - La escuela del mundo" que me está abriendo un poco más los ojos de lo que es y ha sido la historia, para no conformarme únicamente con tufillo que a veces me llega.

Un pequeño ejemplo:

Voltaire, escritor anticlerical, abogado de la tolerancia y de la razón: Los negros son inferiores a los europeos, pero superiores a los monos.

(se puede encontrar en pdf en internet)

El resurgimiento del imperio

Es ya por la noche cuando van llegando los últimos convocados.
La reunión por su carácter secreto pasa inadvertida para la opinión pública mundial y no sólo para ellos, sino también para los dirigentes de los estados.
Hace tiempo que estos están dejando de ejercer un poder efectivo al servicio de las decisiones del pueblo y la democracia se está convirtiendo en una mera farsa incapaz de hacer funcionar el sistema.
Los estados están siendo relegados a ser la policía títere del verdadero poder invisible que escribe el guión del destino de la humanidad.
En esta ocasión se va a dar una nueva vuelta de tuerca que reforzará su control del mundo y por primera vez en la historia constituirá un poder unificado sobre la tierra.
Después de las dos horas de reunión el consejo decreta la siguiente resolución:
Acabar de una vez por todas con la competencia desleal de la naturaleza.

Caminando al lado de la soledad...

Revisando entre viejos escritos encontre esto escrito en algún momento reflexivo...


Sufría en cada paso el polvo del camino.
Parecía como si los árboles se me hicieran a un lado
y hubieran dejado de entregar el favor de su sombra.
Caminaba con la vista al frente y alejandome paso a paso del recuerdo.
Intentando anular ese instinto que me mareaba
cada vez que el egoismo, la hipocresía o la mentira se cruzaban conmigo.
Era una lucha infructuosa que me envenenaba,
y a la que no había aprendido a combatir.
Sólo la soledad parecía saber tratarme.
Me había prometido miles de veces no ceder a su chantage,
pero había reconocido que ella era más fuerte
además, siempre se presentaba como una amiga.
Era la única que parecía no pedir nada,
pero iba tejiendo poco a poco sus redes,

sin yo saber, que me quería sólo para ella.

¿Algo fresco para el calor?

Era verano, una de esas tardes de calor sofocante que casi no te dejan respirar.

Llevaba una carpeta en la mano, dentro los papeles de un asunto que la tenían un poco agitada.

Impulsivamente entró en el local y tomó asiento en la mesa al lado del ventanal.

Allí se estaría fresquito y le vería llegar, ya que había una amplia vista de la calle.

Cuando se acercaron para atenderla pidió un granizado de mandarina.

La dependienta puso una cara entre extrañada y divertida que no supo explicarse, menos cuando le dijo que no tenían granizados.

- Fuera pone granizados...

- ¿Perdona? ... , ¡lo que pone es barnizados!

Fiesta en el apartamento

Era una noche de invierno, un viernes, un piso de estudiantes donde se celebraba botellón.
Hacía rato que la fiesta había empezado cuando ella llegó.
Mientras todos estabán en el salón, bebiendo, hablando, cantando o cualquier otra cosa que se suele hacer cuando una fiesta se anima, ella se fue un momento al baño.
Al cabo de un rato fueron a llamarla, por si se encontraba mal, era raro que tardara tanto, dijo que no se preocuparan que enseguida salía.
Al fin salió, no le hubieran prestado mucha atencíon de no ser por llevar puesto el abrigo y repetir insistentemente que sentía frío.
Cuando la noche estaba avanzada y fueron al bar, todos dejaron sus abrigos sobre la barra.
Una cajita de polvos iluminadores para el rostro de Dior se escurrió hasta el suelo. Alguien comentó: ¡vaya es la marca que uso yo!
Al volver a casa, el salón estaba desordenado por la fiesta.
Cuando entró al baño un grito rompió le silencio: ¡Me han robaaadoooooo todo!
Durante días todos hablaban de “Marni la ladrona".
Para la otra chica supuso un mes poniendo copas en el bar.

A dos velas

- ¡Parece que esta noche hay menos luces allí abajo!
- Quizas estén haciendo uno de esos apagones solidarios contra el cambio climático.
- ¿Pero no crees que dura mucho tiempo?
- Será que en Gaza son mucho más solidarios que en Guantanamo que se las dejan todo el día encendida.
- O puede que sea cosa del director de la prisión.
- Puede...

La melodía

Caminaba abstraída en sus pensamientos, no había sido un día fácil, cuando oyó una melodía.
A la luz de una farola se encontraba aquel músico de aspecto extranjero y se detuvo a escucharlo.
Él percibió su mirada, bajo el efecto de la música se había vuelto cristalina, sus dedos parecieron animarse y surgieron notas inflamadas que fueron seguidas por la respiración de ella, por un momento sus almas parecieron danzar acompasadas.
Al terminar, se acercó con vergüenza para dejarle un billete, él la detuvo poniendo la mano sobre el sombrero, la miró y esbozando una sonrisa se llevó la mano a la altura del corazón.
Durante mucho tiempo ella continuó pasando por aquella calle y a la altura de la farola, siempre resonaba en su cabeza la melodía, su mirada se volvía cristalina y su pulso y su respiración se aceleraban.

Perdida

Eran las 7 de la tarde, cuando ella se dirigía al centro comercial con su coche, un Megane que se había comprado hacía dos años.
Todo parecía desarrollarse con normalidad, pero al salir a la carretera, quizás a causa de la noche, no acertó con la dirección adecuada y siguió hacia delante, buscando una referencia o algún sitio donde girar.
Se encontraba desorientada y perdida, primero en una carretera, después en un camino y al cabo de un rato con el coche embarrancado en medio de un campo sin posibilidad de seguir.
Afortunadamente llevaba el móvil y podría avisar para que vinieran a buscarla, ¿pero donde?
Ya amanecía cuando sonaba el teléfono de su nieto y al otro lado su tío decía: ¡Se nos ha perdido la abuela!
Un poco de intuición y algo de conocimiento de la zona ayudaron a que la policía la encontrara, tenía 82 años y parecía estar en buen estado.

El récord

Hacía años que se había dejado de hablar del doping.
Desde que aquel suizo descubriera aquella bacteria inofensiva para el hombre pero que determinaba de forma infalible la existencia de sustancias ajenas al organismo, las marcas mundiales se habían resentido gravemente.
Pero no hay regla sin excepción, y esa tarde de verano, a 500 metros sobre el nivel del mar, con ligero aire en contra, en un estadio abarrotado con más de 150.000 personas se había asistido a un hecho histórico:
Un joven blanco de 20 años había acabado con años de predominio de la raza negra en la distancia de 100 metros, rebajando el récord mundial en nada menos que 23 centésimas de segundo.
Tras la euforia, surgía la duda y la sombra del transgening empezaba a planear sobre el deporte.

La goma de la felicidad

Al nacer en el mismo momento en que cortan tu cordón umbilical, no quedas libre.
Quien me lo contó, vió como el espíritu quedaba unido a una ´”goma elástica invisible”, que es la que controla la felicidad.

Trasladaré la explicación a un plano físico:
Las propiedades de esta goma y el ambiente que la rodea determinarán su capacidad de estirarse y encogerse.
En el punto de máximo alejamiento de la situación de equilibrio es cuando gozamos de lo que llamamos “felicidad”.
Cuando las propiedades de la goma se degradan, la capacidad de cambio disminuye y tu situación queda estancada a cierta distancia del punto de equilibrio original, es lo que alguna gente llama “falsa felicidad” (o en su versión negativa “falsa infelicidad”).

Ataque a la Tierra

Cuando era pequeño decían eso de que si todos los chinos saltaran a un tiempo provocarían un terremoto.
En la universidad en algún ejercicio recuerdo que se comentaba que si un batallón del ejercito pasaba marcando en paso por un puente con una cierta frecuencia, este se podía destruir.
Hace poco leí que hicieron un experimento en Alemania en un concierto con 50.000 personas saltando a la vez, se demostró que la historia de los chinos era impracticable.
Sin embargo, el hombre ha sido mucho más nocivo para el planeta químicamente que físicamente, con actuaciones habituales que aparentemente no entrañaban riesgo, primero fueron los CFC y el agujero de ozono, lo siguiente el CO2 y el cambio climático... ¿que futuro nos espera? ¿de que no nos hemos enterado todavía?
Igual que tras los atentados de las torres gemelas se echo mano de los guionistas de Hollywood para prever nuevos escenarios de ataque, creo que podrían trabajar un poquito más e imaginar estos otros peligros más silenciosos a los que todos colaboramos sin poder evitarlo.

La cita

Le había prometido que no faltaría a la cita.
Y ahí estaba él, conduciendo en medio de la noche en una carretera solitaria. Ya llevaba unos cuantos kilómetros y el cansancio se iba acumulando, pero no tenía mucho tiempo, las reuniones de trabajo esta vez le habían retrasado más de lo previsto.
En la radio repasaban éxitos del año que acababa y eso le llevó a pensar durante unos instantes en los hechos importantes sucedidos en su vida.

De repente un túnel de niebla lo envolvió y tuvo que reducir la velocidad.
Minutos más tarde la niebla iba en aumento, las luces largas le presentaban un muro infranqueable de luz blanca que le reflejaba, sería mejor ir en cortas.
Ahora circulaba a menos de 60 km/h ya que en esas condiciones sus reflejos se veían muy mermados.
Miró el reloj, faltaba una hora escasa, poco tiempo para cubrir los 100 km que le quedaban. Solo cabía esperar que el banco de niebla acabara y poder aligerar su marcha.

En el teléfono recibía mensajes, miró la pantalla con cuidado, eran felicitaciones de año nuevo. Esa mañana leía en el periódico el importante negocio que suponía a las empresas de telefonía las felicitaciones de año nuevo, unos 100 millones de euros, ¡que cantidad de buenas intenciones en circulares expresadas a modo de perfecto marketing publicitario!

Por un momento se le había olvidado que hace 3 meses había quedado encontrarse con ella al lado de la torre en el momento de sonar las campanadas.

Por mucho que intentaba concentrarse era inútil, no se veía casi nada, los pueblos a su paso tenían un aspecto fantasmal y no conseguía aumentar la velocidad sin correr el riesgo de salirse en alguna curva.
Decidió parar un momento para llamar, no cogían, escribió un mensaje pero las líneas estaban saturadas, miles de sms sin rostro obstaculizaban un momento que había esperado tanto tiempo. El pensamiento de no llegar le angustió profundamente pero tenía que seguir concentrado en la carretera.

Por fin la niebla pareció remitir, pero ya no podía llegar a tiempo, decidió volver a llamar aunque seguían sin cogerlo.
Su animó parecía decaer a cada tono...

Con una hora de retraso se presentaba bajo la torre. La vió sentada, sola, casi acurrucada.
Al verlo ella tan azorado esbozó una sonrisa sincera y le dio un beso que le devolvió el calor a su cuerpo. A continuación le susurro al oído: ¡Feliz año, recuerda siempre que soy mujer de una sola oportunidad!

Live music

El día había sido lluvioso y frío como de costumbre aunque este año las nieves no habían llegado aún.
Después de cenar era un buen momento para buscar un sitio donde tomar una cerveza escuchando música.
A través de los cristales se veía luz y unas figuras de lana del belén en la ventana nos recordaba que estábamos en navidad.
Aunque la puerta parecía estar cerrada fueron suficientes unos golpes con los nudillos en el cristal para que esta se abriera.
Una estancia pequeña atestada de gente con una pequeña barra hacia pensar que no habíamos llegado a un pub cualquiera, al frente se abría un pasillo del que llegaban murmullos y algunos acordes de guitarra.
La planta baja había sido una vivienda y aún se podía distinguir la cocina mientras que la parte de arriba estaba reservada para usos más privados. Seguro que nunca estuvo tan llena de vida hasta que la gente se acercó en las largas noches de invierno a pasar un rato hablando, bebiendo y cantando.
Hombres y mujeres de todas las edades se repartían incluso por pasillos y escaleras, había dos salas con piano y algunos tocaban con violín o guitarra y en general participaban espontáneamente.
Los sentidos percibían un ambiente agradable, al cabo de un rato el lugar avivaba el deseo hacer vibrar las cuerdas de una guitarra o que tus dedos se dejaran llevar sobre las teclas de un piano.

Con tan solo cerrar los ojos descubres que hay momentos en los que el pasado y el presente se solapan.

Esto es algo de lo que recuerdo ...
video